Una Ciudad, una Barranca, un Río

 

Estudiantes: Lourdes Riccillo, Mora Sanchez Antelo, Rosendo Gagliano, Sofía Rodriguez Cirone, Theo Laude
Cátedra: Taller AVB 
Tutores: Arq. Alejandro Vaca Bononato (titular), Arq. Lucas Gilardi, Arq. Rodi Torrás, Arq. Nicolás González Abbati, Sofía Han (adjuntos), Arq. Gabriela Grisolia, Srta. María Elena Mariño, Arq. Jessica Brzostowski, Arq. Pablo Olivieri, Arq. Andrés Rogers (jtps), Arq. Verena Schifman, Arq. Facundo Bence Pieres, Diego Genaro Rodriguez, Valeria Haedo
Año Carrera: Proyecto Internivel (Arquitectura I, II, III, IV, PUr) 1ero a 5to año
Universidad: Universidad de Buenos Aires
Ubicación: San Pedro, Buenos Aires, Argentina
Escala: Large
Año: 2013

01_imagen de la portada

 

Planta General de conjunto_proyeccio¦ün de sombras 0.0m_1

El pueblo siempre será el recuerdo del pueblo, porque el pueblo es en esencia melancolía. El pueblo deambula en el pasado, no es ni presente, ni futuro y nada que pertenezca al pasado vuelve a nacer de nuevo. Pero tampoco desaparece completamente. Y lo que existió una vez, volverá con una forma diferente.

Se acercaban a la costa, los cascos que rebanan a ese rio de tierra, encandilando a los peces para sembrar el sol en intersticios inesperados. La sombra los iluminó y fue su madre y cobijo, fue incluso el inicio de su tiempo. La sombra dio la hora sobre el desierto de agua, el pulso de lo vivo, de lo que se sabe consciente interceptor de la luz.

maqueta_001 maqueta_002

Sombra: donde la materia y el uso desaparecen. Sombra: desde muy antiguo, lo humanamente esperado de lo construido, reducto donde la luz sea inferior para ser privativa, deformada, como en la cuenca del ojo. Sombra, del latín, umbra, fantasma…1

Desde allí también los bulbos abrieron la tierra buscando al padre, llenando de manchas oscuras al lomo del pueblo, a esa cría que adolece cobijado por la tierra y el río. Es sorprendente el afán de la Naturaleza por mimetizarse, con una enorme perseverancia en la fabricación constante de camuflaje y brillo, como una forma de desaparición falsa, de parecer no estar pero estar sin embargo en constante guardia, y el brillo de seducir sin escrúpulos, como si esto pudiera en cualquier caso describirse desde la humanidad del proceso y, seducir o escrúpulos tuvieran algún significado cierto para ella.3

En la sombra de la obra, ni una función, ni una definición, ni una materia, no hay puerta, no hay junta, no hay estilo…. Sino sólo imágenes que tributan en la libertad, o espacio también, de lo imaginario. 1

 

04_aproximacio¦ün interior corte1 corte2 Zoom Coupe ACopia de corte4

 

 

02_fotomontaje barranca

Estratos de historia descansando en la barranca de San Pedro, nacimientos y extremaunciones, osamentas y escombros ansiosos por ser repatriados por el sol, venerando a la grieta, al bache y a la gruta como al mesías anunciante.

Con confianza en esas grietas y recovecos, que eran la incubadora de las instituciones que soñábamos, la nuestra se volvió una actividad intelectual, que implicaba un interés por la “alfabetización” en el lenguaje de la arquitectura. Trabajamos con la fé puesta en que el edificio en proceso gradualmente revelaría sus propias reglas para su forma requerida. transformado sin tocar los lugares, aprovechar los resquicios para construir un mundo de camaleón o de lagartijas.3

También lo nuestro era un acto de justicia, algo así como la devolución de un objeto perdido, en este caso, nada menos que la identidad, porque nada hay más esencial para una sociedad que clasificar sus propios lenguajes.6

Las últimas hojas de un plátano se dibujaban en las paredes de la iglesia de San Pedro, en eso, el acto de mirar era una forma de oración4 y fue entonces cuando el Sol supo lo maravilloso que era.

Y pasa por nuestro pensamiento, como pasan las nubes, si no hay algo hermoso en esta inmediatez, que se resiste a las palabras y rinde homenaje al misterio de la vida y se deja abrazar por su enigma.2

maqueta_008

maqueta_009

maqueta_011

 

La implicancia insoslayable de la maqueta.

La maqueta no puede declararse inocente en la consolidación del proyecto. Determinar que la densidad de lo subterraneo fuera materializada como vacío en el modelo, posibilitó la introducción de nuestras intervenciones en los subsuelos de las preexistencias de San Pedro. La barranca se resignifica en esta maqueta, y pone en evidencia la permeabilidad con la que cargaba.

 

maqueta_013

maqueta_015

maqueta_014

maqueta_017

maqueta_018

 

 

1Santamaría, Luis Martínez: “Obra de la sombra”, revista CIRCO no 74. 2000.

2Mansilla, Luis M: “Sobre lo inmediato”, revista CIRCO 132. 2005.

3Soto Aguirre, Álvaro: Tiempo de camuflaje. Revista CIRCO no 144. 2007

4Berger, John: Mirar. 1966

5Smithson , Alison y Peter: Retrospectivamente…”Lo así hallado”, publicado en Walker, Enrique, Lo ordinario, Compendios de arquitectura Contemporánea, Gustavo Gili, SL, Barcelona 2010.

6Barthes, Roland: Critique et Verité, París, 1966.

18
0

Comentarios